Durante las fiestas navideñas, aunque diferentes este año por el número de comensales, alteramos nuestra rutina alimentaria de manera importante, lo que puede acabar derivando en la aparición de molestias digestivas.

Tras una de estas comidas o cenas espléndidas, ¿sientes un ardor que empieza en la boca del estómago y que llega hasta la garganta? Se trata de acidez gástrica, un trastorno habitual cuya consulta en la farmacia aumenta en estas fechas señaladas.

La acidez gástrica puede aparecer tras la ingesta de alimentos o al agacharnos debido a que el cardias no cierra correctamente. El cardias es la válvula del estómago que normalmente permite la entrada de alimentos desde la boca, pero no su salida; su mal funcionamiento puede ser favorecido por comidas copiosas o rápidas, consumo de bebidas alcohólicas o con gas, y consumo de café o tabaco.

La acidez de estómago no es un problema grave, pero sí molesto. Puede producirse con mayor frecuencia en personas sanas, como mujeres embarazadas o personas con sobrepeso, y en personas que sufren determinadas situaciones patológicas como la hernia de hiato, que causa reflujo gastroesofágico.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

Si la acidez se produce únicamente en momentos puntuales y está claramente relacionada con la comida, la actividad después de comer o una postura determinada, no debes preocuparte y en la farmacia pedirás consejo sobre el tratamiento más efectivo para combatirla.

Si el problema persiste, será necesario derivar el paciente a la consulta del médico, que valorará la posibilidad de administrar un tratamiento antiácido continuado o de pedir pruebas diagnósticas como la endoscopia, para determinar la causa de la acidez persistente.

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA PREVENIR LA ACIDEZ

Si sigues ciertas recomendaciones relacionadas con las comidas podrás prevenir la aparición de la acidez:

  • Comer poco y más de 3 veces al día (lo más recomendado son 5 comidas).
  • Evitar las comidas picantes o demasiado especiadas.
  • Reducir el consumo de sal y de alimentos ricos en grasa.
  • Evitar tomar las comidas o bebidas ni muy calientes, ni muy frías.
  • Cenar ligero y hacerlo 2 o 3 horas antes de acostarse. Se trata de evitar que en el momento de acostarte la cena esté aún en el estómago.

Combatir la acidez en Navidad

También deberás tener en cuenta otros consejos no relacionados con la comida pero que contribuyen a evitarla:

  • Dormir con la cabeza y el tronco ligeramente elevados. Esto evitará que, al acostarte, si el cardias no cierra correctamente, el contenido ácido del estómago alcance el esófago.
  • No llevar ropa muy ajustada.
  • Evitar el sobrepeso ya que aumenta la presión abdominal.
  • Restringir el ejercicio y determinadas posturas justo después de comer.
  • No fumar.
  • Controlar el estrés; este puede aumentar la secreción ácida en el estómago.

Sigue estas recomendaciones y recuerda que siempre puedes consultar a tu farmacéutico para evitar la acidez de estómago y mantener tu salud gastrointestinal.

Redacción del Club de la Farmacia.

Escribe un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad de Google y los Términos de Servicio.
*Campos obligatorios